La Guardia Civil y Policía en la Guerra del guano y del salitre

Bandera Coronela del Regimiento 2ª de linea de la infantería del ejercito de Chile capturada por el Guardia Civil Mariano Santos Mateo en la batalla de Tarapaca.

Los años 70 del siglo XIX eran de crisis económica, el guano como riqueza no significaba lo mismo ante la irrupción del salitre, producto que no era exclusivo del Perú, sino que también lo exportaba Bolivia y Chile. Mientras tanto los intereses económicos y geopolíticos de la codiciosa oligarquía chilena se iban acentuando para desatar la Guerra del guano y del salitre.

A la vez que el país se encontraba en un estado de crisis económica, sus fuerzas armadas, como consecuencia de la equivocada politica de defensa nacional llevada a cabo por el presidente Manuel Pardo y Lavalle, gobernante del partido civilista, que las llevo a un estado de desarme total, asi como de esa crisis, no estaban preparadas para enfrentar una guerra. No obstante, los cuerpos que por entonces ejercían la función policial, i.e. la Guardia Civil, la Gendarmería y la Guardia Nacional, junto a algunos Cuerpos de Celadores todavía existentes, acompañaron al Ejército de línea y a la población en general en la patriótica resolución de defender de la rapiña extranjera a la Patria en peligro.

Para no descuidar la seguridad y el orden del país, en 1879, se dispuso que la Guardia Urbana asumiera la función policial. Se trataba de un cuerpo policial integrado por los vecinos organizados como por las compañías de bomberos y los miembros de las colonias extranjeras, en aquellos tiempos difíciles su aporte fue valioso. Por otro lado el Dictador Nicolás de Piérola (1879 - 1881), dio un Decreto en febrero de 1880 estableciendo la distribución de las Comisarías y las Fuerzas de Policía en toda la República.

El Batallón de Gendarmes de Infantería de Lima fue integrado al Ejército de línea como el Lima Nº 14, mientras que en Arequipa se constituía un Batallón de Guardias Civiles y Gendarmes de dicha localidad los cuales pasarían a ser parte de la Tercera División del Ejército del Sur. Los Gendarmes del Cusco integraron parte del aguerrido Batallón Zepita Nº 2, mientras que las Gendarmerías de Iquique y de Tarapacá, como los Guardias Civiles de dichas ciudades peruanas, integraron la Quinta División del Coronel Ríos. Varios también fueron los Batallones de la Guardia Nacional como el Iquique al mando del joven y acaudalado empresario Alfonso Ugarte.

Estos Cuerpos Policiales harían toda la Campaña del Sur, desde Pisagua (2 de noviembre de 1879), donde los Guardias Civiles de ese puerto junto a los Guardias Nacionales y Cuerpos del Ejército Boliviano, resistieron por más de ocho horas el desembarco de diez mil soldados chilenos apoyados por el fuego artillero de toda su escuadra. Como parte de la División Bolognesi asistieron a la batalla de San Francisco (19 de noviembre de 1879), para luego sobresalir por su valor y coraje en la batalla de Tarapacá  (27 de noviembre de 1879), donde el Guardia Civil Mariano Santos Mateo arrebató la enseña enemiga en singular hazaña.

Los miembros de los Cuerpos Policiales, junto a los soldados de línea, escalaron la cuesta tarapaqueña guiados por el genio de Cáceres y sería la División del Coronel Ríos, con sus Guardias Nacionales, Guardias Civiles y Gendarmes de Tarapacá e Iquique, la que consolidaría el triunfo peruano defendiendo a la patria.

Estos valientes policías también hicieron la sacrificada marcha a Arica, lugar donde se reconocería públicamente la hazaña del "Valiente de Tarapacá", Mariano Santos Mateo ascendido a Inspector de Guardias .

Reiniciadas las acciones, fueron los Gendarmes de Moquegua quienes tomaron parte en la batalla de la cuesta de Los Ángeles (22 de marzo de 1880), Guardias Civiles al mando del Prefecto Pedro Alejandrino del Solar estuvieron en la Batalla de Tacna junto al legendario Batallón Zepita Nº 2 del coronel Cáceres (26 de mayo de 1880).

Guardias Civiles de Iquique y la Gendarmería de Tarapacá al mando de los coroneles Alfonso Ugarte y Ramón Zavala murieron en la batalla de Arica (07 de junio de 1880), reafirmando la viril determinación del Coronel Bolognesi de morir antes que rendirse.

Los Cuerpos Policiales también estuvieron presentes en la defensa de Lima, muriendo en el Cerro Volcán, en la primera línea de defensa de San Juan, un contingente de Guardias Civiles al mando del Comisario Negrón el 13 de enero de 1881. En la batalla de Miraflores (15 de enero de 1881) acompañó a la heroica carga del Batallón de Infantería de Marina “Guarnición de Marina” Nº 1 a órdenes del Capitán de Navío AP Juan Fanning un contingente de Celadores chalacos.

En los días previos a las batallas por la defensa de la capital peruana la Guardia Urbana tuvo que intervenir para hacer frente a los desmanes y el caos que fueron consecuencias de las derrotas ocurridas en las batallas de San Juan, Chorrillos y Miraflores. Cuerpos acéfalos de la Reserva unidos a marginales urbanos iniciaron, en la noche del 16 de enero, saqueos e incendios que tuvieron que ser contenidos por la fuerza por la Guardia Urbana, muriendo algunos de sus miembros al tratar de sofocar los incendios ante la multitud desbordada y fuera de sí que comenzaba a victimar a miembros de la colonia china.

Ocupada la ciudad por el Ejército chileno, le cupo a la Gendarmería sostener al patriótico "Gobierno de La Magdalena" encabezado por el Dr. Francisco García Calderón, quien nunca claudicó en no ceder territorio nacional ante las exigencias de las fuerzas de ocupación. Dispuestos a no rendirse, el patriótico gesto de resistir al invasor por parte del General Cáceres, halló eco en unos Gendarmes que convalecían de sus dolencias en la ciudad de Jauja, ellos serían los primeros en integrar el legendario Ejército de la Breña.

Héroe Nacional Inspector de Guardias GC Mariano Santos Mateo "El Valiente de Tarapacá".

Momento en que el Guardia Civil Mariano Santos Mateo del Batallón Guardias de Arequipa de la III División del Ejército Peruano del Sur se apodera de la bandera coronela del Regimiento 2º de Línea de la infantería del ejército de Chile.

27 de Noviembre de 1879, día de gloria para las armas peruanas. En la batalla de Tarapaca el Guardia Civil Mariano Santos Mateo del Batallón "Guardias de Arequipa", a bayonetazos se apodera de la bandera coronela (estandarte) del Regimiento 2ª de linea del ejercito de Chile. Este estandarte representa al Chile vencido y castigado.